Enfisema Pulmonar: La Enfermedad de los Fumadores

El humo del tabaco contiene sustancias irritantes que inflaman las vías aéreas, quienes desencadenan una cascada de eventos bioquímicos que dañan las células en el pulmón, lo que aumenta el riesgo de enfisema, EPOC y cáncer de pulmón.

Entre los diferentes efectos secundarios del tabaquismo, los mas frecuentes son el enfisema o la bronquitis crónica, pero los fumadores suelen tener síntomas de ambas enfermedades. Siendo el tabaquismo la principal causa de enfisema, en algunos trastornos hereditarios raros, el enfisema se puede desarrollar en los no fumadores.

En el proceso que conduce al enfisema, las células inflamatorias (linfocitos T, neutrófilos y macrófagos alveolares) liberan enzimas que atacan el tejido en la parte más profunda del pulmón donde se intercambian el oxígeno y el dióxido de carbono. Como resultado, los bronquiolos se desprenden de los alvéolos, y aparecen agujeros.

Enfisema pulmonar

Enfisema pulmonar

Generalmente, sólo entre el 15 – 20% de todos los fumadores desarrollan enfisema. Otros factores, tales como anomalías genéticas, pueden necesitar estar presentes para que la gente sea mas propensa a desarrollar daños en las vías respiratorias. Sin embargo, aparte de alfa-1 antitripsina, algunos factores genéticos se han asociado con el enfisema o EPOC en múltiples estudios de investigación.

Alrededor de 1 de cada 5.000 a 7.000 personas tienen una condición hereditaria llamada deficiencia de alfa-1 antitripsina (A1AD), que puede causar enfisema. Las personas con este trastorno no tienen suficiente enzima protectora AAT . Sin suficiente AAT, se produce un daño temprano y progresivo tanto en las paredes de los alvéolos, como en las vías respiratorias que conducen a ellos.

Debido a que el humo es una importante toxina, desactiva cualquier cantidad de AAT, dando lugar a que los fumadores con deficiencia de AAT casi no tienen posibilidad de escapar de enfisema. Sin embargo, los no fumadores también están en riesgo alto.

Actualmente ya están disponibles las pruebas de detección del defecto genético que causa el A1AD. Las parejas en las que uno o ambos cónyuges tienen un historial familiar en el que aparece esta enfermedad,  tal vez deseen hacerse la prueba, para que puedan tomar medidas de protección para ellos y para sus futuros hijos. Si la condición está presente en la familia, es importante hacer las pruebas a los niños.

Por lo general, los primeros síntomas de enfisema se producen en los fumadores a mediados de sus 50 años.

Los síntomas de enfisema son los siguientes:

  • Falta de aliento con la actividad física ligera.
  • Tos con un poco de producción de esputo (flema).
  • Dificultad para respirar y el deseo permanente de aire (falta de aire), incluso durante el reposo o después de la actividad física mínima.
  • Extrema delgadez, caquexia, tener la piel de color rosada, y la tendencia a respirar con los labios fruncidos.
  • Pérdida de peso involuntaria y pérdida de masa muscular son característicos de la EPOC y tienen un pronóstico desalentador.

Los síntomas de la alfa-1 antitripsina relacionados con el enfisema tienden a aparecer entre las edades de 30 y 40 años y al igual que con el enfisema estándar, incluyen:

  • Falta de aliento después de cualquier actividad física.
  • Las sibilancias.